Desaparecidos

Ella había desaparecido

ante sus ojos,

en la inmensidad del mar.

Él compró un barco

y navegó por sus recuerdos

mojando su alma en cada gota,

buceando en las mareas de sal,

escribiendo su nombre en cada ola.

Ella nunca regresó;

él…, tampoco.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-17-56-05
Google Images

 

 

Anuncios

Imaginación mía

Siempre he sabido que no existes,

que eres un producto inanimado

que descansa su letargo

en la penumbra de un trayecto largo

que nadie ha transitado.

Desde la realidad te observo

entre susurros taciturnos;

cómo te haces infinita y poderosa,

incorpórea efigie de sábana blanca

y negro corazón oprimido.

Me encanta mirarte a la cara,

bendita imaginación

que me has convertido

en una perversión de la normalidad,

en un espécimen inexplicable

sin común denominador.

Tú, cuyo poder nos hace infinitos,

estás aquí, en mi cabeza,

en mi alma, en mi mundo…

y nunca callas.

captura-de-pantalla-2016-11-21-a-las-23-23-09

En la cara oculta de la luna

En la cara oculta de la luna

veo brillar la luz de tus ojos,

magia desgarrada

y prisionera del ocaso

de una fugaz estrella.

En la cara oculta de la luna

veo lo que dejas ver,

realidad de sombras

entremezcladas con

los rayos del adiós.

En la cara oculta de la luna

veo…

superlunacuenca
Superluna. Ciudad de Cuenca. España.

 

Una historia conmovedora sobre una espeluznante realidad.

Hará un mes que he publicado en Amazon mi nuevo relato corto: “En la orilla del mar“. Valiente yo, como de costumbre, he realizado dicha publicación en dos idiomas, español e inglés -lo cual, a pesar del duro trabajo que ha supuesto, me tiene muy emocionado-.

Aquí podéis leer la sinopsis y algunas reseñas y críticas que he ido recibiendo:


EN LA ORILLA DEL MAR

SINOPSIS:

Sentado a la orilla del mar con un papel y un bolígrafo en sus manos, un hombre joven se dispone a escribir y contar su historia. No sabe muy bien qué contar, ni cómo hacerlo, ni a quien dirigirse, pero apoyado en la magia y la belleza infinita del paisaje que tiene a su alrededor, va plasmando poco a poco en el papel sus sentimientos, sus recuerdos, sus vivencias, toda una vida que demuestra que la realidad siempre supera a la ficción.

Basada en hechos reales, “On the seashore”, a través de una prosa de gran belleza y sensibilidad, narra de manera emotiva y poderosa la brutal realidad de la guerra a través del corazón y el alma de Khalid, un joven sirio de 22 años.

enlaorilladelmar

RESEÑAS:

«Cuando ese espacio situado entre la imaginación y la realidad llamado Literatura te lleva a sentir, a pensar, a odiar, a amar, a llorar, a sonreír, a miles de emociones y sensaciones, es entonces cuando se vuelve magia. Podemos pensar que es fácil, pero alcanzar esa magia es muy difícil, pocos escritores la alcanzan en sus novelas, y aún menos en un relato corto. J. A. Peña Fernández lo hace en “En la orilla del mar”, con el gran mérito que ello supone.

Usando una prosa repleta de alma y fuerza, y demostrando un magnífico control y gestión del ritmo narrativo, en “En la orilla del mar” J. A. Peña Fernandez atrapa al lector en la sutil y aparente intrascendencia de las reflexiones iniciales del personaje para, después, atacar sin piedad y golpear su corazón, dejarle sin aliento y abrumado ante lo que se le está contando. Es imposible no conmoverse, impactarse y sobrecogerse con esta historia, no sólo por su contenido, también por la simplicidad y naturalidad con la que J. A. Peña Fernandez describe los hechos como si no pasara nada, o como si lo que pasara no tuviera importancia. Terrible y brutal forma de escribir, pero inteligente y fascinante a la vez.

Definitivamente, “En la orilla del mar” es una obra maestra, uno de los mejores relatos cortos que he leído nunca, una historia que todo el mundo debería leer. Os la recomiendo encarecidamente».

5.0 de un máximo de 5 estrellas

PLSoñador. Lector de Amazon

«Historia corta basada en la vida de un hombre que experimentó múltiples quebrantos. Escrita con claridad, llena de emociones y rica en detalles que me transportaron al lugar donde todo sucedió. Es una lectura para disfrutar».
5.0 de un máximo de 5 estrellas
Velia Howell. Escritora y ávida lectora.
«Un relato que estremece por su sencillez, y que a la vez nos trae al corazón la realidad de un personaje real y tangible, lleno de vida y de alma.
Creo que es casi imposible que el lector no sienta empatía con las vivencias que el autor nos muestra, palabras que fluyen de manera exquisita por su simpleza, y porque están estrechamente conectadas con el alma de un personaje que el lector puede amar y reconocer.
Una realidad tal vez lejana, pero que nos acerca y nos hermana.
Recomendado para todo aquel que quiera salir de su zona de confort y acercarse a un mundo que existe pero que no ha palpado, y que puede hacerlo con este relato de Juan Antonio.
Gracias, Juan. Exquisito. Me ha emocionado desde la primera lectura».
5.0 de un máximo de 5 estrellas
Poli Impelli. Escritora y traductora.

http://amzn.eu/2u1WruH


ON THE SEASHORE

SYNOPSIS:

Sitting on the seashore with a notebook and a pen in his hands, a young man is prepared to write and tell his story. He doesn’t know very well what to tell, nor how to do it, nor who to tell it, but supported by the magic and the infinite beauty of the landscape around him, gradually shapes his feelings, memories, experiences, an entire lifetime that shows that reality is always stranger fiction.

Based on real events, “On the seashore” narrates in a beautiful, sensitive, emotional and powerful way the brutal reality of the war through the heart and soul of Khalid, a young Syrian of 22 years.

ontheseashoreportada

REVIEW:

«I just read your story Juan, it is powerful and beautiful …I need to recover from it first before I tell you the rest, but the story flows incredibly and I couldn’t stop reading it (once I got to the family part)…waw!! I could see all the details and imagine the dog and see both the young man and the dog on the beach!!».

5.0 of a maximum of 5 stars

Kay M. – Avid reader and producer of words. 

Challenging, haunting, and ultimately uplifting – this story ticks all the boxes!
«‘On the Seashore’ is a powerful short story that is not an easy read, but it is certainly a rewarding one. The story opens with a deceptively innocent scene – the narrator, a young man, is sitting by the sea shore. He feels a compulsion to write, but struggles to put his thoughts down on paper because he has bottled them up inside him for so long. He addresses his reader directly in the simple belief that someone, ‘though I do not know who’, will listen to him. Once he begins to speak, his words tumble over each other, and the stark and harrowing snapshots of his grim life roll in on the reader with the relentless inevitability of the waves of the sea that means so much to him. Why? No spoilers here – you’ll have to read the story to find that out for yourself! Suffice to say that the sea has many layers of meaning here and is almost a character in its own right.

The author is clearly a non-native English speaker. His writing is unconventional; his style and use of language are challenging in that they are sometimes ungrammatical and often feel a little alien. However, these very aspects add depth and credibility to the narrator’s voice and memories.

I have given this story 4 stars because it is a brave piece of writing that turns the spotlight on uncomfortable truths about the brutal world we live in, and yet it ends on a positive note of solace that remains true to the narrator’s character and reflects the indomitable resilience of the human spirit in the face of unimaginable adversity and loss, without being saccharine. I would recommend that you buy ‘On the Seashore’. It is well worth the purchase price!

I was fortunate enough to receive a free copy of this story in exchange for posting an honest review».

4.0 of a maximum of 5 stars

Janet Wright – Avid reader and writer. 

Worth reading!
Beautiful but tragic. A man story based on his multiples sorrows. Rich in details and emotions that transported me where everything took place. Enjoyable to read.

5.0 of a maximum of 5 stars

Velia Howell. Escritora y ávida lectora.

“Beta” reader, Elisa Berzurí, Ojo de Halcón writer.

On the seashore” is an amazing and hard story. The writer captures your attention since the first word until the last one, takes you to the place he is talking about and gets you can feel what the main character feels.

In this short story you perfectly notice the differences (that you know, but many times you forget) between the country where you live and other countries, you get another perspective of their problems and, most of all, realize that depends where you were born your life can be the best or the worst of the world. After reading “On the seashore” I have been conscious about how lucky we are living in a country like this; and particularly as a woman, in a culture that respect us and let us the freedom to do what we want and to live with no worry or fear about some of our realities.

I have finished the story with tears in my face thanking about everything around me. Next time I see the news about this kind of countries I’ll remember this story to empathize with these people and to help as I can.

Congratulations to the writer, only a person with a great sensitivity can make you feel those different sensations and touch your spirit and soul with his words!!

I recommend this reading to all the people!!

5.0 of a maximum of 5 stars

Elisa, writer and dreamer
relatosberzuricomblog.wordpress.com

http://myBook.to/Ontheseashore


Que la disfrutéis. Saludos.

Enjoy it. Regards.

Anuncios (1)

En las últimas semanas he estado un poco atareado, no atendiendo en demasía este blog. De este grado de ocupación han surgido algunas cosas que debo contaros. Paso a ello, pues.

En primer lugar, anunciaros que estaré el próximo día 26 de noviembre en Barcelona presentando esa locura literaria llamada “Agua seca y sal“.

FOTO LIBRO

El acto dará comienzo a las 18:00h y tendrá lugar en la bellísima Casa de Cantabria de Barcelona, emplazamiento muy apropiado dado que, como muchos ya sabéis, la novela está ambientada en la bahía de Santander.

captura-de-pantalla-2016-11-08-a-las-15-33-02
Casa de Cantabria de Barcelona

Todo aquel que quiera acompañarnos, está invitado. Todo aquel que no quiera, también lo está. Os espero.

Saludos 🙂

CASA DE CANTABRIA DE BARCELONA

Sor Eulàlia d'Anzizu, 45
08034 Barcelona

En la palma de mi mano

Hacía tiempo

que no me miraba

las palmas de las manos.

Hoy lo he hecho.

Percibo más líneas en ella que antes,

un sinfín de cruces de caminos,

de travesías inconstantes,

veredas que conducen

a ninguna parte,

calles cortadas,

avenidas complejas

y callejones sin salida.

No sé leer la palma de la mano,

pero mi imaginación interpreta,

recordando decisiones pasadas

que condujeron a la intrascendencia,

decisiones no tomadas que quedaron atrás,

algunas que hubo que desechar

para regresar al camino correcto,

aquellos cruces de pensamientos

que no saben a donde llevarte,

que no conocen final de la historia,

decisiones sin vuelta atrás,

otras perdidas, otras no deseadas.

Mi imaginación, al mirarla,

toma la decisión

de interpretar una vida

en la palma de mi mano.

 

captura-de-pantalla-2016-11-05-a-las-13-59-31
Google Images

 

Vuelvo a la vida

Cada vez que te miro, te descubro.

Cada vez que te descubro, vuelvo a la vida.


Every time I look at you, I discover you.

Every time I discover you, I come back to life.

COMING BACK TO LIFE

PINK FLOYD – The Division Bell (1994)

Where were you when I was burned and broken

While the days slipped by from my window watching
And where were you when I was hurt and I was helpless
Because the things you say and the things you do surround me
While you were hanging yourself on someone else’s words
Dying to believe in what you heard
I was staring straight into the shining sun
Lost in thought and lost in time
While the seeds of life and the seeds of change were planted
Outside the rain fell dark and slow
While I pondered on this dangerous but irresistible pastime
I took a heavenly ride through our silence
I knew the moment had arrived
For killing the past and coming back to life
I took a heavenly ride through our silence
I knew the waiting had begun
And headed straight into the shining sun

Ningún monstruo vino a verme

Recuerdo aquel programa de Masterchef en el que al concursante en cuestión le tocaron unos chipirones. El concursante, cuyo nombre no recuerdo, teñía su mirada de enorme escepticismo. “¿Qué demonios hago yo con esto?”, se leía perfectamente en sus ojos. Tal era su desconcierto que el hombre -de eso sí me acuerdo, era hombre- no hizo nada, simplemente pasó los chipirones por la plancha un segundo, los colocó en el plato, puso un poco de mahonesa en un lateral, y se lo presentó al jurado. No sólo al jurado, porque por allí estaba ese espectacular cocinero con tres estrellas Michelín, jefe de cocina del mítico restaurante Akelare, don Pedro Subijana. Cuando Jordi Cruz -miembro del jurado (aclaro para aquellos que no lo conozcan)- y el propio señor Subijana se acercaron al concursante, el primero le preguntó: “¿Tú crees que esté es un buen plato?”. Obviamente, el hombre contestó que no, pero, ante su sorpresa, el señor Cruz le dijo: “Este plato es perfecto, absolutamente perfecto. Hay productos con los que menos es más, con los que no hay que hacer nada porque si no los estropeas. Éste es uno de esos productos… Buen trabajo”. Don Pedro Subijana, por su parte, asentía.

Esta evocación aparentemente inútil que ahora saco a colación me vino a la mente ayer, justo después de terminar de ver en el cine Un monstruo viene a verme, de J. A. Bayona, y no porque me entrara hambre de chipirones mientras me hallaba sentado en mi butaca, sino porque a la conclusión de la película me hubiesen dado ganas de tener a mi tocayo Juan Antonio delante y recordarle aquello de: Hay productos con los que menos es más, con los que no hay que hacer nada porque si no los destrozas. Éste es uno de esos productos…, norma que todo ser creativo -cineasta, escritor, pintor, cocinero, etc.- debería tener como principio básico a la hora de crear sus obras, norma que el señor Bayona desconoce -lo cual sería peligroso- o no aplica -lo cual sería aún peor-.

No es que quiera yo comparar Un monstruo viene a verme con unos chipirones, pero reduciendo la creatividad a lo más esencial, J. A. Bayona tiene aquí kilos y kilos de chipirones entre manos -esto es, kilos y kilos de un producto bueno en sí mismo-, y a fuerza de añadirle y añadirle ingredientes, termina consiguiendo estropear el plato. A los amantes del cine no nos sorprende, conocemos bien a J. A. Bayona y sus “maneras”, sus “tics” y su excesiva tendencia al efectismo hábil, que son cosas que el público en general le aplaude, pero que a mí me cabrean porque convierten un producto de un 8 u 8.5 -notable alto- en uno de 5.5 o 6 -aprobado raso-.

Y es que Un monstruo viene a verme es un producto ganador en sí mismo -como aquellos chipirones a los que menciono por última vez; ¡lo prometo!-, pues narra la historia de un niño de 12 años que se debate entre la negación y la aceptación de la pronta muerte de su madre, muy enferma, y que para hacer frente a tal evento, siendo un niño de gran imaginación, crea en su mente un monstruo que le visita por las noches para contarle tres historias que le harán comprender e interiorizar la situación… Por tanto, y más allá de la pseudo-innovación del monstruo -no es innovación ninguna, pues se ha visto varias veces con anterioridad-, la historia es muy conmovedora.

No obstante, y empezamos con las cosas negativas de la película, la historia es muy tramposa y “facilona”. Familia desestructurada -¿por qué en el cine estas cosas no le pasan a familias normales? Ya lo sé, porque sería mucho más complejo conmover al espectador… ¡Cuánta cobardía!-, niño incomprendido y mal tratado en el colegio -lo de siempre-, abuela “Rottenmaier”, etc. Es decir, todo “precocinado” para llegarte al corazón. Si a eso, además, le unimos los excesos del señor Bayona, pues se te termina cayendo la lágrima. ¿Qué excesos?, os preguntaréis. Pues los típicos en estas historias: el niño abrazando a la agonizante mamá, la cámara recreándose en cómo mamá y niño se cogen de la mano, etc. EFECTISMO!!!

Pero no es eso lo peor de la película, al menos en mi opinión. Lo peor es su monstruoso guión, no carente de ciertas lagunas y extrañezas. Lo más evidente y sonrojante es el propio monstruo, no porque esté mal hecho, sino por sus formas. Mira que yo abogo por no tratar a los niños como tontos, pero de ahí a ver a un niño de 13 años hablando y siendo tratado como un filósofo… no me lo trago!! Y es que las conversaciones entre el monstruo y el niño parecen entre Séneca y Platón, así como que los cuentos que el monstruo le narra al muchacho se asemejan más al Mito de la caverna que a Blancanieves y los siete enanitos. Y, repito, el niño tiene 13 años, y no me imagino a un niño de tal edad, por muy listo que sea, haciéndose preguntas y disertando sobre la vida de esa manera. Aunque verlo y escucharlo tiene su gracia, ciertamente.

Pese a todo, la película se deja ver, es visualmente correcta y tiene unas interpretaciones aceptables -ninguna sobresaliente; el niño tampoco-. Sin embargo, no pasa de ahí, y es inevitable acabar con cierta sensación agridulce.

Sinceramente a mí, ayer por la noche, ningún monstruo vino a verme

PUNTUACIÓN: 5 sobre 10


UN MONSTRUO VIENE A VERME

Dirigida por Juan Antonio Bayona
Géneros FantasíaDrama
Paises Ee.uu.España
SINOPSIS

Conor O´Malley (Lewis MacDougall) es un chico que a sus 13 años ha tenido que asumir muchas responsabilidades. Tras la separación de sus padres y la grave enfermedad que padece su madre (Felicity Jones), se ha visto obligado a tomar las riendas de su hogar. Además, debido al acoso escolar que sufre en el colegio, ha creado un mundo de fantasía plagado de hadas, duendes y demás criaturas maravillosas, que le permite escapar de su rutina y superar sus miedos. Porque incluso en su propio ambiente familiar, su inventiva tiene que enfrentarse incluso con la visión de su fría y calculadora abuela (Sigourney Weaver).

A través de la ventana de su habitación, el joven puede divisar un tejo, un viejo árbol que lleva en pie miles de años. Unos minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra con un monstruo (Liam Neeson) a través del cristal. Pero no se trata de la aterradora criatura que él esperaba, la que aparece en la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el duro e inacabable tratamiento contra el cáncer. No, este monstruo es muy diferente, y quiere lo más peligroso de todo: la verdad. ¿Podrá este increíble árbol que ha cobrado vida en su imaginación ayudarle a superar sus problemas?

captura-de-pantalla-2016-11-01-a-las-18-30-11
Google Images