Magerit

Me retaron a hacer una poesía de mi ciudad. Pues sin problema, la hago; además que me encanta, que mejor que dedicarle unas letras a Madrid.

Por cierto, ya que estamos, todo el que quiera queda retado a hacer un poema sobre su ciudad.


MAGERIT

Caminando por calles de ajada constancia,

las baldosas penden de un hilo

y se agrietan al paso de los tiempos,

marcando la distancia hacia el humo de la historia.

Ruido, casi nunca ladridos del perro o cantares del pájaro,

siempre rugidos del oso buscando un desquiciado madroño,

o los gatos negros de tristeza callejera maullando

por el recuerdo musulmán de sus ancestros.

Una entelequia oír nada más que el relinchar

de los caballos trotando a motor,

a veces las culpas de un conductor vertiendo insultos.

Caminando por calles despreciadas

se siente el peso de la memoria maldita,

el olvido gritando sarcasmos a su propia fealdad,

fuentes sin agua, farolas sin luz, cierres cerrados,

ratas entre basura mendigando la compañía

de quien alquila sus esquinas a precio de saldo.

Caminando por calles más anchas,

el ladrillo es tan alto como la nostalgia,

escucho a quien no se entiende porque habla otro idioma,

inglés, francés, chino o el que se le antoja,

cosmopolita encuentro en mitad del mundo,

arcoiris bajo un sol que llena todo de color.

En estas calles las personas corren de un lado a otro, siempre;

creo, sinceramente, que en realidad no saben a donde van.

Los hombres se asemejan a un padrino de bodas,

las mujeres parecen fruto de alguna corporación dermoestética;

ambos son marionetas conducidas por lo profundo del agujero de sus bolsillos.

Sigo caminando, y caminando me Retiro junto a árboles centenarios,

huelo las nubes de lluvia ácida, bella fragancia;

remo en el lago de la ignorancia leyendo a Marías,

sentado en un banco al pie de los cristales rotos de Palacio;

Palacio de Cristal, ¡cuánta ironía en tres palabras!

Más allá el Ángel Caído, el demonio, nuestros demonios,

Atocha, sangre bombeada, diabólica amnesia.

Caminando hago camino por calles vetustas,

por teatros reales y artes descomunales,

por la viva historia de nuestros muertos,

Plaza Mayor, Puerta del Sol, Callao, Gran Vía

y recónditos lugares de amistad y cerveza,

de típicas bravas y bocatas de calamares,

de almas invisibles y universos tradicionales.

Las pisadas te llevan al Palacio Real,

a la moderna Almudena que hay por catedral,

al faraónico regalo, Templo de Debob,

a las orillas del río donde todo surgió,

las turbias aguas que mil guerras han visto ahogarse

en los profundos cimientos de una urbe con hambre,

defendida por sus gentes contra sus enemigos,

contra Regímenes, miedos, invasiones y enjambres.

Caminando por calles de franqueza y verdad,

se hace visible a los ojos la realidad.

Magerit, profunda y hermosa,

gigante y voluptuosa, mi ciudad.


Saludos 🙂

Anuncios

Perú, parte 1

Sé que después de muchos días sin escribir algunos esperan comentarios sobre mi viaje por esos mundos de Dios. Niego la mayor. Pondré algunas fotografías, y que cada uno se haga la idea que más le convenga; así, de paso, activamos el proceso cerebral de la imaginación, ese que demasiados -por desgracia- tienen atrofiado.

img_1020

img_1037

img_1048

img_1050

img_1056

img_1075

img_1085

img_1072

img_1071

img_1066

img_1095

img_1104

img_1116

img_1127

img_1136

img_1139

img_1144

img_1146

img_1147

Más en siguientes posts. Saludos 🙂

 

Pequeño paréntesis

Hola a todos!!!

Hoy es día para hacer un pequeño paréntesis de dos semanas que empezará con un vuelo desde Madrid y terminará con otro vuelo, pero ése hacía Madrid. Veremos qué nos depara esta aventura mágica por las altas tierras del otrora imperio Inca. Conocimiento, seguro. Experiencia, también. Aprendizaje, por supuesto. Descanso… no, descanso no, que la vida del que quiere ver y saber es también dura, jaja.

A la vuelta me espera una presentación de “Agua seca y sal” en Madrid, otra en Barcelona, otra en La Rioja,…, ¡con lo que odio las presentaciones! Además, queda pendiente la publicación de mi relato corto: “En la orilla del mar”, del cual estoy en proceso de recibir feedback previo de mis lectores, tanto de la versión en castellano como de la versión en inglés -curioso, por cierto, aunque ya os contaré más profundamente, las diferencias de visión de la lectura y de la escritura que tienen los anglosajones respecto de los hispanohablantes-. Agradezco, ya que estoy aquí, a todos aquellos que ya lo han leído y me han dado su opinión, valiosas todas. GRACIAS!!

Un saludo a todos. Nos vemos 😉

captura-de-pantalla-2016-10-01-a-las-15-19-00
Machu Picchu – Google Images