Finalista a premio de relato corto

“Hola señores. ¿Qué tal están? Yo llevo horas aquí, sentado en la orilla del mar. He venido hasta este lugar con un cuaderno y un bolígrafo porque quiero escribirles. Siempre he querido hacerlo, pero ahora que lo intento no sé qué escribirles. Esto es más difícil de lo que pensaba, hay mucho sobre lo que escribir, mucho qué decir; o quizá muy poco y por eso no sé qué contarles. Escribir no es fácil; vivir, tampoco… 
Quizá podría escribirles sobre la primera vez que vi el mar; fue hace años, cuando tenía doce. El mar era demasiado bonito para ser verdad, tan fuerte, tan rotundo. Al golpear contra las rocas sonaba como el rugido de mil tigres, y yo me sentí impresionado, desbordado. El mar, con su inmensidad, me enseñó lo pequeño que soy, diminuto, una gota de agua, nada más que una gota de agua en mitad de ninguna parte; pero donde el agua escasea, y aquí el agua escasea, cada gota es muy importante, más de lo que parece. Siempre me he dicho a mí mismo que soy más importante de lo que parezco ser, aunque sólo se fijen en mí las gotas de agua que están a mi alrededor. El mar es increíble, como todos nosotros, más de lo que parece ser…”.
Comienzo del relato “En la orilla del mar”

Quizá podría escribirles yo sobre la nada, ese vacío etéreo que todos alguna vez sentimos, pero prefiero escribir sobre las cosas que hacen de este mundo el lugar que es, un lugar a veces anodino y otras veces, como este rincón, inhóspito. Quizá sea por eso, sólo quizá, que mi relato “En la orilla del mar” es finalista del premio Joaquín Lobato 2017 de relato corto.

Y yo, padre de la criatura, encantado y orgulloso, comparto este pequeño éxito con todos vosotros.

Todo el que quiera leerlo puede encontrarlo en Amazon, en su versión en español y en inglés:

Inglés: myBook.to/Ontheseashore

Español: http://amzn.eu/2cbZT41

Muchas gracias a todos. Nunca dejéis de crear y soñar!!!! 🙂

 

Caminante

Caminante camina,

primero un pie después otro,

sobre suelo desterrado,

sobre hierba incandescente,

caminante camina

ante la descortesía del viento,

recoge el azul del cielo

y el amarillo rostro

de la lluvia por caer.

 

Caminante camina,

se detiene y escucha.

Escucha bramar las estrellas

recién nacidas,

escucha el eco de los gritos

de la sangre que cae

por la ladera de los montes,

escucha el llanto de los bosques,

árboles que velan

sus hermanos difuntos,

escucha el clamor

de los desgastados ojos

de la libertad animal,

desnuda y fría

en su penumbra.

 

Caminante camina,

imparable e imperturbable,

y escucha toser

a las águilas celestes,

escucha respirar

a perros alérgicos

a los versos sin poesía,

escucha escalas en agua dulce

de marinos mercantes

hundidos en la ciudad,

escucha a la inocencia

perdiendo su lugar.

 

Caminante camina

y calla para seguir escuchando.

Escucha cantar

a las piedras

por una vida en paz,

escucha el silencio

del nostálgico rumor

de palabras sin decir,

escucha el estruendo

de muros que nadie

debería construir,

más piedras que gritan:

¡Dejadme salir!

 

Caminante camina

y se sienta a escuchar.

Escucha llover

el agua seca del mar,

escucha las lágrimas

de libros sin leer,

escucha besos

de tinta deleble,

escucha abrazos

sin compañero de baile,

escucha calles

faltas de música y sol,

escucha latidos

de mecánica dicción,

escucha corazones

sin ninguna pasión.

 

Caminante camina

por quien no tiene piernas,

por quien

no tiene oído

escucha también.

Ve por quien

no tiene vista,

huele

lo que haya que oler,

grita por quien

tiene miedo,

siente por quien

perdió la fe.

 

Caminante camina,

escribes tú…

alma de poeta.

captura-de-pantalla-2017-03-03-a-las-12-37-40
Google Images

Breathing Clouds (Nubes que respiran)

Después de un largo período salpicado por pérdidas, nostalgia y sentimientos de diversa índole, hoy puedo presentaros, satisfecho y orgulloso, mi primer libro de poesía -el primero de una serie de tres-, “Breathing clouds” (Nubes que respiran), en el cual el poeta abre el alma y el corazón para hacerle llegar al lector sus pensamientos y vivencias más sinceras y profundas.

Y es que «la poesía es el género de la sinceridad última e irreversible», como advirtió Benedetti, por ello se cierne sobre la mente y el alma del lector como un huracán de sensaciones que provocan la reflexión y el conocimiento íntimos del mundo, de la vida, de los demás, de nosotros mismos.

Esta antología atiende perfectamente a esos aspectos fundamentales con una selección de textos de J. A. Peña Fernández en torno a diferentes sentimientos y pensamientos universales: el amor, la rabia, la duda, la nostalgia, la tristeza o la alegría.

BreathingCloudsCover(Final).jpg

El libro “Breathing clouds” (Nubes que respiran) puede encontrarse en Amazon, myBook.to/breathingclouds myBook.to/breathingcloudsPaper, tanto en formato papel como en formato e-book, y está escrito en castellano e inglés.


After a long period sprinkled with loss, nostalgia and different kinds of feelings, today I can show you, with satisfaction and pride, my first book of poetry – the first of a series of three-, “Breathing clouds”, in which the poet opens the soul and the heart to bring to the reader his most sincere and deepest thoughts and experiences.

Because «poetry is the genre of ultimate and irreversible sincerity», as Benedetti warned, so it hangs over the mind and soul of the reader as a hurricane of sensations that provoke the intimate reflection and knowledge of the world, of the life, of the others, of ourselves.

This anthology of poems perfectly addresses these fundamental aspects with a selection of texts by J. A. Peña Fernández around different universal feelings and thoughts: love, anger, doubt, nostalgia, sadness or joy.

libropoesia

The book “Breathing clouds” can be found on Amazon, myBook.to/breathingclouds and myBook.to/breathingcloudsPaper, both in paper and e-book format, and is written in Spanish and English.

Saludos. Regards 🙂

Un libro genial, brillante

RESEÑA

La novela tiene un ritmo creciente. Te mete en el personaje del escritor y, poco a poco, en el paisaje urbano y social del pueblo.

El entramado parece, durante un momento, una novela negra sueca pero late siempre una sutil mezcla de realidad-ficción, de realidad locura con retazos de personajes, visiones y sensaciones que se repiten (a lo Lobo Estepario de Hesse).

El desenlace, rotundo y sin ambajes, culmina con el epílogo de la ficción-realidad de forma magistral.

Te deja en todo instante la sensación de estar implicado y de ser tú un personaje de la escena, persistiendo la valoración moral del protagonista, esa valoración del que juzga, del que observa, del que vive la ficción o del que sueña.

Un libro genial, brillante.

A. F. Domingo – Ávido lector, entusiasta de la Literatura, traumatólogo y mucho más. CEO en La Fraternidad.

FOTO LIBRO

Review

The novel has an increasing rhythm. It gets you into the character of the writer and, little by little, into the urban and social landscape of the town.

The framework seems, for a moment, a Swedish black novel but always beats a subtle blend of reality-fiction, of madness-reality with bits and pieces of characters, visions and sensations that are repeated (like Steppenwolf of Hesse).

The outcome, rotund and quite clear, culminates with the epilogue of fiction-reality in a masterly way.

The book leaves you at all times the feeling of being involved and of being you a character of the scene. The moral value of the protagonist persists, the value of the judge, of who observes, of who lives the fiction or of who dreams.

A great and brilliant novel.

A. F. Domingo – Avid reader, Literature enthusiast, traumatologist & so much more. CEO of La Fraternidad.

Captura de pantalla 2016-06-29 a las 18.45.37

Para aquellos que dicen que la toma de riesgos y la valentía de los autores es un valor en decadencia, aquí tenéis Agua seca y sal para demostrar lo contrario.

Gracias al señor Domingo y a todos aquellos que le están dando una oportunidad y un empujón a esta original y diferente novela.

Presentación Libro: “Agua seca y sal”

El próximo día 19 de diciembre a las 19:30 horas estaré en la Casa de Cantabria en Madrid realizando la presentación de mi novela Agua seca y sal.

presentacionmadrid

Sois todos bienvenidos a este acto literario tan importante para mí.

Saludos 🙂


AGUA SECA Y SAL

SINOPSIS

Un día, al regresar a casa, el escritor se da cuenta de que entre las cartas enviadas a su buzón ha recibido un sobre en blanco, sin remite ni matasellos. Al abrirlo descubre una misiva repleta de sentimientos, de sinceridad, de dureza, que refleja la vida de un hombre a quien no conoce y del que no sabe nada: Arturo Gómez Fernández. Desde ese instante no puede eliminarla de su cabeza y decide investigar. Teniendo en cuenta las pistas que en ella se incluyen el escritor se desplaza hasta Loredo, un pequeño pueblo sito en la bahía de Santander y perteneciente al municipio de Ribamontán al Mar (Cantabria), en busca de resolver las dudas y preguntas que dicha carta le habían suscitado. A partir de ese momento el escritor entrará en un fascinante mundo lleno de belleza, personas, sucesos y vivencias que le harán encontrar respuestas mucho más allá de las esperadas.

A través de una escritura arriesgada, innovadora y muy creativa, en Agua seca y sal J. A. Peña Fernández realiza una fascinante travesía a las profundidades del ser humano. Mediante el retrato de la vida y de la reacción de los habitantes de un pequeño pueblo costero cántabro ante su búsqueda de respuestas, el escritor va trazando un enigmático, brutal y corrosivo reflejo de la sociedad española de las últimas dos décadas.

Agua seca y sal, denominada sugerentemente por su autor como la precursora de un nuevo género literario: la “non-fiction fiction novel” -novela de ficción no ficticia-, es una intrigante novela que constituye un estremecedor relato sobre la vida, la muerte, la sociedad, los sinsabores, las heridas, la amistad, la lealtad, la corrupción, el respeto y el amor, así como un constante juego mental con un lector persuadido por un viaje a los confines de un pueblo, de sus gentes y sus recuerdos.

cropped-cropped-bahc3ada-nocturna33.jpg
Bahía de Santander. Lugar de ensueño.

Nota del escritor

La historia narrada en Agua seca y sal comenzó a fraguarse allá por la primavera de 2011. La idea me surgió a partir de un conjunto de hechos que se habían producido en un corto período de tiempo: la visita a un hospital, la recepción de una carta por parte de un amigo, la lectura de dos libros: A sangre fría (T. Capote) y La verdad sobre el caso Savolta (E. Mendoza), así como diversas noticias y crónicas de sucesos.

De esta miscelánea de asuntos y aspectos, fue una frase de T. Capote sobre su propia novela la que despertó mi curiosidad y me condujo a unirlos todos en una historia: «A sangre fría es la primera ‘non-fiction novel’ -novela de no ficción- de la historia». Comencé entonces a darle vueltas a una gran locura: ¿Podría ese concepto llevarse más lejos? ¿Podría construirse una ‘non-fiction fiction novel’ -novela de ficción no ficticia-? ¿Podrían llevarse un poco más allá los límites entre la realidad y la ficción?

De ese modo, Agua seca y sal brotaba en mi mente con unas aspiraciones enormes, complejas, muy aventuradas y osadas, metas muy grandes y difíciles que intentar cumplir. Y así de complicado, lo confieso, ha sido el escribirla.

Por todo ello, y porque se trata de la literatura en la que creo, los lectores encontrarán en Agua seca y sal un libro honesto, valiente, lleno de convicción, de ilusión, de imaginación, de riesgo y de mensaje, generador de opinión, de sensaciones, de sentimientos, y que no les dejará indiferente.

CAPÍTULOS

INTRODUCCIÓN
1. EL ALARIDO FIRMADO JUNTO A UN ACANTILADO
2. LA CONFIGURACIÓN DE LAS PROFUNDIDADES
3. EL AMANECER DE LAS LÁGRIMAS
4. LA VENENOSA INSULSEZ DEL ANTÍDOTO
5. LA ARIDEZ DE LAS ESTÉRILES GARGANTAS
6. EL HARTAZGO DE LOS SEDIENTOS
7. LA EVAPORACIÓN DE LA SEQUÍA
EPÍLOGO

EDITORIAL

La novela “Agua seca y sal” será editada por Muñoz Moya Editores, S.L. Saldrá a la venta a principios de 2016, y en un primer momento será editada sólo en formato papel y en idioma castellano.

Carta del editor

Como muestra de lo que esta novela comporta y de lo que en ella pueden encontrar, en lo que sigue añado la carta que me envió mi editor, la cual habla por sí sola:

Estimado señor Peña Fernández

Gracias por sus explicaciones y por su confianza. Por mi parte hay dos cosas pendientes:

En primer lugar, me preguntaba usted por mi interés en Agua seca y sal. Por el tono de su primera pregunta pensé que me pedía una valoración personal, y por ello le dije que necesitaba tiempo. Pero de su último correo entiendo que lo que pregunta es por mi interés editorial en la obra. Verá, un concepto que ha marcado la línea editorial que quiero seguir en narrativa es la idea de “obra única” del editor italiano Roberto Calasso. Es en este concepto en el que Agua seca y sal encaja, a mi entender, perfectamente, y como creo que, en cierto sentido, y para muchas personas, puede haber un “antes” y un “después” de leer esta obra, es por lo quiero ser yo, precisamente yo, quien consiga editarla. Como verá soy franco y claro sobre el tema. Es una de esas obras que no quiero que se me escapen.

Por consiguiente creo que queda claro que creo en su novela tanto como usted. Creo también que autor y editor deben trabajar juntos en conseguir que esta realidad en la que ellos creen sea accesible a todo el mundo. No sé lo que usted puede aportar a esto (aparte de la materia prima, la obra, que ya es mucho, es….casi todo; no me interprete mal). Es decir, no sé donde vive, cómo se mueve en el mundillo literario, qué capacidad de convocatoria tiene para una presentación del libro. Tampoco me importa, precisamente porque creo en la obra. Si tiene esa capacidad muy bien, si no, para eso está la editorial…

Me gustaría organizar varias presentaciones de la obra. La primera, donde usted quiera, por supuesto. La presentación es la “fiesta” del autor, no del editor. Por otra parte yo he pensado en Madrid, Barcelona, Zaragoza, y, quizá Valencia.

En Madrid el Círculo de Bellas Artes me parece el marco ideal para una obra como Agua seca y sal. Barcelona me parece importante pues es, junto con Madrid, la capital de la edición en nuestra lengua. Zaragoza porque Aragón es la tierra de esta editorial (desde septiembre) y promocionar en Aragón es casi una obligación para nosotros. Valencia porque también lo tenemos muy cerca. Todo esto está sujeto a su disponibilidad, por supuesto, que ignoro por el momento cual es.

En prensa general y literaria creo que podríamos obtener reseña en dos, quizá tres, de las más importantes publicaciones del sector. Pero una reseña no es nada…no nos engañemos.

En lo que a distribución de la obra se refiere nosotros trabajamos con… (creo que se lo comenté ya, si no, lo hago ahora), distribuidor serio y eficaz con cobertura nacional, el libro estaría disponible en todas las librerías de España.

Lo llevaríamos a la feria del libro de Guadalajara y a la de Frankfurt, para tratar de vender derechos en lenguas extranjeras. Lo ofreceríamos para ediciones especiales en Clubs de lectura. 

De todo ello el punto clave son las presentaciones. Allí es donde se coge el pulso al libro y se ve si va a tener difusión, cuanta, y cómo.

Por ello me gustaría saber su opinión a este respecto. Compartiendo ideas podemos hacer un buen plan promocional para asegurar (en lo posible) la máxima difusión a la obra. Hecho esto deberíamos poner plazos a todo el plan y situar el proyecto en la línea de salida.

Espero pues sus comentarios. Entretanto,

un cordial saludo,

Juan Ignacio”.

Disfruten de esta novela.

J. A. Peña Fernández

 

Cansado de no descansar

Me despierto aturdido,

cansado de no descansar.

He dormido sentado

en un pasillo sórdido,

ante una puerta blindada.

Tengo los brazos cruzados

sobre mis rodillas,

me molestan los nudillos,

huelo a sudor, yo,

mi ropa, días sin lavarme.

Mi pelo adopta formas cubistas,

crípticas a mis dedos.

Los ojos me pesan,

cansado de no descansar.

Los pies están descalzos,

me duelen, hay cortes en las plantas,

algunos cicatrizados,

algunos abiertos.

Mi cuerpo es mercancía frágil,

mi mente está ausente,

como en un vacío ingrávido,

mi voz ronca,

las palabras me huyen,

las lágrimas secan

antes de pensar en brotar.

Estoy cansado de no descansar.

Observo el pasillo y no hay nada,

blanco, estrecho, nada,

sólo esa puerta blindada.

Miro fijamente a la puerta,

hay algo en el medio,

es como una señal,

la señal de mil y un golpes,

la señal de tanto llamar.

Me duelen los nudillos,

sí, de haber llamado a esa puerta

sin parar,

sin recibir respuesta.

No voy a llamar más,

cansado de no descansar

sólo espero sentado

a que decidan abrir.

Sé que hay alguien al otro lado,

escucho unos pasos,

a veces se acercan a la puerta

y otras veces se alejan.

Ahora están cerca, noto calor.

Suena la cerradura,

la puerta queda entreabierta,

el calor se ha ido,

sólo siento frío.

Aun cansado de no descansar,

me levanto y camino

dejando huellas de sangre

en el pálido suelo.

Abro, apenas veo,

está oscuro, gris,

la luz procedente de una lamparilla

de mesilla es muy tenue.

Camino con cuidado,

cierro.

En la habitación hay una cama

y un armario, la lamparilla

de mesilla encendida

y unas cortinas negras, echadas,

tapando un gran ventanal.

El suelo de la habitación está lleno

de cristales, miles de pedazos

se reflejan en la oscuridad,

alguno habré pisado,

por eso las heridas de mis pies.

Bajo la lámpara hay algo,

de cristal, no sé qué es,

está roto, aún sin terminar.

Al fondo, junto a las cortinas,

hay una mujer en el suelo,

agazapada, sentada, callada,

con los brazos cruzados

sobre sus rodillas,

como yo al despertar.

La miro entre las tinieblas,

veo un ojo morado,

un pómulo hinchado,

un labio partido,

la nariz sangrienta,

en la cabeza una brecha.

No sé qué decir,

cansado de no descansar,

pero algo digo

mientras meto la mano

en mi bolsillo.

Pegamento es lo que hay.

Me siento al otro lado

de la puerta,

hablo, no sé lo que digo

pero hablo, hablo y cojo

un trozo de cristal del suelo,

cojo otro trozo y los voy pegando.

Pego y pego pedazos,

los pego también al extraño

objeto de cristal

que hay bajo la lamparilla.

No sé lo que es,

pero yo pego.

No sé lo que decir,

pero yo hablo.

Y cada vez que hablo y pego

más trozos de cristal

veo que la herida de la mujer cierra,

que su pómulo se deshincha,

que su ojo se aclara,

que su sonrisa embellece.

Hay muchos trozos que unir,

cansado de no descansar,

pego lo que me da tiempo

antes de que con su gesto

ella me invite a salir.

Dejo el objeto, un poco menos roto,

bajo la tenue luz de la lamparilla.

Me levanto sin querer levantarme,

abro sin querer abrir,

salgo sin querer salir,

abro y salgo, pero no cierro,

yo dejo entreabierto.

Observo el pasillo y no hay nada,

blanco, estrecho, nada,

sólo la sangre de mis pisadas,

sólo una puerta blindada.

Me siento en el suelo,

tengo los brazos cruzados

sobre mis rodillas,

escucho pasos y siento calor,

la puerta se cierra,

siento frío.

Me molestan los nudillos, menos,

huelo a sudor, más, yo,

mi ropa, días sin lavarme.

Mi pelo adopta formas imposibles,

caprichosas a mis dedos.

Los ojos me pesan,

mi cuerpo es mercancía frágil,

mi mente está ausente,

como en un vacío insustancial,

mi voz ronca,

las palabras me huyen,

las lágrimas ahora no secan

antes de pensar en brotar.

Estoy sólo, hay silencio,

nadie me ayuda a mí

a limpiar la sangre de mis pisadas;

ya lo haré yo mañana,

ahora estoy cansado de no descansar.

*Dedicado a todos aquellos, muchos, cansados de no descansar.

captura-de-pantalla-2015-12-23-a-las-16-09-20
Google Images

Cerca de Medellín

Gritos de auxilio en la noche,

luces que un instante apaga,

sangre en litros derramada,

cerca de Medellín.

 

La selva queda en silencio,

devorando los latidos,

de quien resultó vencido

por una final sin fin.

 

La lluvia empapa los cerros,

los árboles y los cielos,

lágrimas entre rabia y viento,

cerca de Medellín.

 

El tiempo agota el auxilio

entre el barro del camino

donde se llevó el destino

un grupo de almas afín.

 

En las tinieblas del monte,

sólo sus voces se oyen,

médicos y policías corren

cerca de Medellín.

 

Entre animales un niño

en las sombras escondido

guía a los aparecidos

hasta esa cima ruin.

 

La muerte ha hecho su trabajo,

la realidad es devastadora,

setenta y un corazones, su hora,

cerca de Medellín.

 

¿Por qué?, ¡dime!, Dios mío,

¿por qué sucedió algo así?

¿Por qué murieron en el frío?

¿Por qué cayeron aquí?

 

Acompañando las sombras

la esperanza respira,

seis continúan con vida,

cerca de Medellín.

 

De los hierros y metales

sacan a los vivos de allí,

seguro se salvan, aun graves,

¡el sol comenzó a salir!

 

Madrugada interminable

entre escombros y maleza;

un avión, mucha tristeza,

cerca de Medellín.

captura-de-pantalla-2016-12-10-a-las-19-09-03
Google images

A todos los que con el simple golpeo de un balón con los pies hacen e hicieron feliz a mucha gente. Tan enorme mérito bien merece nuestro recuerdo. D.E.P.