Pienso… para perros.

Esta noche oscura pienso

en mis días negros,

esos días que no soy más que pienso…

para perros.

Pensar es bueno

me dijo un conocido,

depende de lo que pienses…

¡querido amigo!

Pienso si el día

mereció la pena,

mientras engullo orgulloso

una ensalada en la cena.

Miro la televisión y pienso

en esos políticos fútiles,

miro a mi perro y pienso:

¡Los hay más inútiles!

Pienso y así os lo digo

que ¡cuánto quiero a mi perro!,

muerdo ensalada y pienso

que se me atraganta hasta el berro.

Pienso en apagar la tele

porque me cabreo,

cojo a mi perro y pienso

en dar un paseo.

Pienso en ese cielo negro

sin ninguna estrella,

la luna está menguando y pienso:

¡De qué estará llena!

Pienso en escribir un poco

al regresar a la casa,

me “cago en la puta” y pienso:

¡Qué coño les pasa!

Pienso que en la vida hay cosas

que no son de recibo,

cojo el ordenador un rato

y aquí lo escribo.

Pienso… para perros,

¡que les aproveche!

Captura de pantalla 2016-08-31 a las 23.29.58
Google Images

 

 

Corazón inundado

 

Un corazón inundado

de imaginación

se abre paso entre

la sal y los cristales antes rotos,

ahora recompuestos

con la bondad de sus ojos.

Nada entre las piedras

de un mar

de sentimientos

que traspasan los alientos.

El agua se abre camino

por sus resquicios y rincones

curando las abrasiones

de la travesía a su destino.

Está cerca de la orilla

en donde un bello árbol le espera,

para alimentar sus sueños

con su brillante madera.

Un corazón inundado

de imaginación

surca los mares…

por ti.

*Dedicado a ti, que también surcas los mares con tu imaginación y tu corazón…

Captura de pantalla 2016-08-27 a las 9.41.02
Google images

Púrpura agua

Charcos, ríos, océanos

de color púrpura

quedan por nadar en ti.

Nadar, yo no sé;

 

me empaparé en

las cálidas aguas

que descienden tus montañas,

entonces gritaré

mientras me ahogo.

Líquido púrpura,

afluente de mis temores,

océano de mis miedos

en el que empaparme

y ahogarme… quiero.

Captura de pantalla 2016-08-17 a las 23.52.18
Google Images

 

Te imagino

Te imagino entre tumbas

investigando tus miedos

con el sombrero de Sherlock

y el humor de un hechicero.

Te imagino moviendo tu varita

sacando de quicio

a los conejos de tu chistera,

escondiendo monedas

en bolsillos con agujeros,

haciendo juegos de cartas

en alcázares sin cimientos.

No te imagino en mi mente

con barriga,

aunque sí con una linterna

que ilumina mil vidas

cuando algún idiota cualquiera

no descarga tus pilas.

Te imagino en algún lugar recóndito

de los bajos fondos de

una ciudad sempiterna,

para cambiar de semblante

y aparecer insaciable

en rincones menos fatuos,

con tu rostro angelical

y ese mundo en los ojos.

También te imagino bella,

al menos más bella

de lo que tú misma crees que eres,

al menos más bella

de lo que te ven otras bestias.

Te imagino escribiendo

cuentos sin hadas,

poemas que riman

cuando les da la gana,

novelas sin título

en su portada.

Y te imagino escribiendo muy bien,

al menos mejor

de lo que tú misma crees.

Y te imagino de formas

inimaginables,

redondas, cuadradas

y triangulares,

incluso de formas

que por ser tu amigo

mejor quedan en silencio

y no te las digo…

Captura de pantalla 2016-08-16 a las 23.17.30
Google Images

Sólo a veces…

A veces

recorre mi habitación

el fantasma

de un escritor de ficción,

veo la ficción

de sí mismo

de un poeta

escribiendo

algo ficticio.

A veces

ese escritor de ficción

se queda

a mi lado,

eliminando

lo que es ficticio,

dejando palidecer

la autenticidad.

A veces

el fantasma

desaparece

para darse un baño

en la piscina

de la realidad;

de ella

siempre regresa

con el bañador seco.

A veces

veo

fantasmas

en mi habitación,

otras veo Telecinco 

y ya no sé

lo que es ficción.

Sólo a veces…

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 14.56.57
Google images

 

No se oye un alma

La brisa

se pega en mis párpados

agazapados

en la oscuridad

de una noche purulenta.

La luna se esconde

tras los nubarrones

de un día caluroso.

Ceno sin hambre,

bebo sin sed,

ando sin sueño,

sueño despierto.

Muevo los dedos

para teclear

una versión

caduca de mi inmoralidad.

Me como una uña,

me como las palabras,

me juego un apalabrados

con la mujer invisible.

Me rió de un chiste

que nadie ha contado,

me afeito las vergüenzas

sin espuma de cerveza.

Me voy al baño a dejar salir

mi yo interior.

Dejo de escribir

en papel higiénico

con el bolígrafo gastado.

Me lavo los dientes

con una escobilla.

Cierro el ordenador

y me voy a pasear con mi perro.

No se oye un alma,

ni siquiera la mía,

se ve que la tengo

bien entrenada…

Captura de pantalla 2016-08-03 a las 22.43.59
Google Images