Cansado de no descansar

Me despierto aturdido,

cansado de no descansar.

He dormido sentado

en un pasillo sórdido,

ante una puerta blindada.

Tengo los brazos cruzados

sobre mis rodillas,

me molestan los nudillos,

huelo a sudor, yo,

mi ropa, días sin lavarme.

Mi pelo adopta formas cubistas,

crípticas a mis dedos.

Los ojos me pesan,

cansado de no descansar.

Los pies están descalzos,

me duelen, hay cortes en las plantas,

algunos cicatrizados,

algunos abiertos.

Mi cuerpo es mercancía frágil,

mi mente está ausente,

como en un vacío ingrávido,

mi voz ronca,

las palabras me huyen,

las lágrimas secan

antes de pensar en brotar.

Estoy cansado de no descansar.

Observo el pasillo y no hay nada,

blanco, estrecho, nada,

sólo esa puerta blindada.

Miro fijamente a la puerta,

hay algo en el medio,

es como una señal,

la señal de mil y un golpes,

la señal de tanto llamar.

Me duelen los nudillos,

sí, de haber llamado a esa puerta

sin parar,

sin recibir respuesta.

No voy a llamar más,

cansado de no descansar

sólo espero sentado

a que decidan abrir.

Sé que hay alguien al otro lado,

escucho unos pasos,

a veces se acercan a la puerta

y otras veces se alejan.

Ahora están cerca, noto calor.

Suena la cerradura,

la puerta queda entreabierta,

el calor se ha ido,

sólo siento frío.

Aun cansado de no descansar,

me levanto y camino

dejando huellas de sangre

en el pálido suelo.

Abro, apenas veo,

está oscuro, gris,

la luz procedente de una lamparilla

de mesilla es muy tenue.

Camino con cuidado,

cierro.

En la habitación hay una cama

y un armario, la lamparilla

de mesilla encendida

y unas cortinas negras, echadas,

tapando un gran ventanal.

El suelo de la habitación está lleno

de cristales, miles de pedazos

se reflejan en la oscuridad,

alguno habré pisado,

por eso las heridas de mis pies.

Bajo la lámpara hay algo,

de cristal, no sé qué es,

está roto, aún sin terminar.

Al fondo, junto a las cortinas,

hay una mujer en el suelo,

agazapada, sentada, callada,

con los brazos cruzados

sobre sus rodillas,

como yo al despertar.

La miro entre las tinieblas,

veo un ojo morado,

un pómulo hinchado,

un labio partido,

la nariz sangrienta,

en la cabeza una brecha.

No sé qué decir,

cansado de no descansar,

pero algo digo

mientras meto la mano

en mi bolsillo.

Pegamento es lo que hay.

Me siento al otro lado

de la puerta,

hablo, no sé lo que digo

pero hablo, hablo y cojo

un trozo de cristal del suelo,

cojo otro trozo y los voy pegando.

Pego y pego pedazos,

los pego también al extraño

objeto de cristal

que hay bajo la lamparilla.

No sé lo que es,

pero yo pego.

No sé lo que decir,

pero yo hablo.

Y cada vez que hablo y pego

más trozos de cristal

veo que la herida de la mujer cierra,

que su pómulo se deshincha,

que su ojo se aclara,

que su sonrisa embellece.

Hay muchos trozos que unir,

cansado de no descansar,

pego lo que me da tiempo

antes de que con su gesto

ella me invite a salir.

Dejo el objeto, un poco menos roto,

bajo la tenue luz de la lamparilla.

Me levanto sin querer levantarme,

abro sin querer abrir,

salgo sin querer salir,

abro y salgo, pero no cierro,

yo dejo entreabierto.

Observo el pasillo y no hay nada,

blanco, estrecho, nada,

sólo la sangre de mis pisadas,

sólo una puerta blindada.

Me siento en el suelo,

tengo los brazos cruzados

sobre mis rodillas,

escucho pasos y siento calor,

la puerta se cierra,

siento frío.

Me molestan los nudillos, menos,

huelo a sudor, más, yo,

mi ropa, días sin lavarme.

Mi pelo adopta formas imposibles,

caprichosas a mis dedos.

Los ojos me pesan,

mi cuerpo es mercancía frágil,

mi mente está ausente,

como en un vacío insustancial,

mi voz ronca,

las palabras me huyen,

las lágrimas ahora no secan

antes de pensar en brotar.

Estoy sólo, hay silencio,

nadie me ayuda a mí

a limpiar la sangre de mis pisadas;

ya lo haré yo mañana,

ahora estoy cansado de no descansar.

*Dedicado a todos aquellos, muchos, cansados de no descansar.

captura-de-pantalla-2015-12-23-a-las-16-09-20
Google Images
Anuncios

Un comentario en “Cansado de no descansar

  1. Pingback: The Weekly Headlines – My Daily Musing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s