Parcelas

Hace mucho tiempo puse un anuncio en el que confirmaba que se había acabado la construcción de las parcelas de mi corazón, así como su salida a la venta.

Al principio fue todo un éxito, las parcelas familiares se vendieron todas enseguida. Otras parcelas, aquellas que reservé para amigos y conocidos fueron poco a poco vendiéndose, con mayor o menor esfuerzo y tino, pero alcanzaron un número de ventas razonablemente satisfactorio.

Sin embargo, con el resto de parcelas no he corrido la misma suerte. De acuerdo en que alguna que otra grieta y gotera ha habido que arreglar en estas parcelas durante los últimos años; no obstante, he de decir que son muy buenas parcelas, muy buenas, construidas con conocimiento, fuertes, con cimientos sólidos e inquebrantables. Pero no ha habido fortuna, siguen vacías y sin vender. Y mira que se ha intentado, porque inquilinos ha habido; ¡y de todo tipo!, desde un gnomo hasta un monstruo de mil cabezas, desde una ninfa hasta una mujer lobo -que yo creía que la Licantropía era propia de los hombres; he de confesar que no es así-.

El último inquilino en llegar es un maravilloso elfo -sí, he dicho bien, un elfo-. Le he alquilado una de las mejores parcelas, con piscina, jardín y todo lo que necesite. Sinceramente, aunque el contrato que hemos firmado es un alquiler con derecho a compra, no creo que se quede. Nadie lo hace, y este elfo es demasiado errante.

De todas formas, no pierdo la esperanza; algún día, antes o después, las parcelas se venderán… 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s