Sobre lo obsoleto y lo que es ley de vida…

Los gobiernos son como las antiguas máquinas que pelaban manzanas: Primero te sacan el corazón, luego te quitan la piel a tiras, y, aun cuando parece que ya no te queda nada, te exprimen sin compasión.

Hubo un día en el cual aquellos viejos peladores de manzanas dejaron de utilizarse; se habían quedado obsoletos, inservibles y se cambiaron por algo más moderno. Así funcionan las cosas, es ley de vida…

Anuncios

2 comentarios en “Sobre lo obsoleto y lo que es ley de vida…

  1. Beita

    Fíjate, es totalmente cierto lo que dices, las cosas que en un momento determinado parecian irreemplazables, casi sin darse cuenta, son aparcadas para ser sustituidas por otras más modernas. Resulta que con las personas pasa lo mismo. ¿No te ha pasado nunca que alguien que creias fundamental en tu vida, de repente deja de serlo por voluntad propia o ajena?
    Pero tambien hay que tener en cuenta que las cosas antiguas vuelven, con más valor, distinto al de su inicio, pero pasan a ser objetos de colección.
    Eso no pasa con las personas, ¿verdad?

    1. Yo creo que la idiosincrasia del ser humano le lleva irremediablemente a ser, por un lado, muy cruel, y por otro, muy práctico. No existen cosas ni personas irremplazables; cada cosa que tenemos y cada persona que encontramos cumplen una función determinada y, cuando encontramos algo o alguien mejor, inconscientemente (en la mayoría de los casos; también los hay que ocurren con plena conciencia) aparcamos lo que nos ya nos es menos útil. Por supuesto que me ha pasado que alguien que era importante para mí, y/o viceversa, ha caído en el nivel de relevancia… incluso ha desaparecido, con o sin adiós de por medio.

      Para mí, la gran diferencia entre cosas y personas, en lo que respecta a esto de lo reemplazable e irremplazable, es que hay personas con las que nos une tal nexo que no nos está permitido “escapar” o “reemplazar” (padres, hermanos, etc.); siempre van a estar ahí, hagas lo que hagas, y hagan lo que hagan… Sin embargo, para las cosas, por mucho sentimiento que nos una a ellas, siempre hay un cubo de basura esperando…

      Por último, comparto lo último que dices. Las cosas pueden regresar con un valor añadido; no así las personas, que una vez que se han ido, en muy escasas ocasiones retornan y alcanzan siquiera el valor que un día tuvieron…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s